Pablo, bandido

Como el anuncio de una gran tormenta que ha de resultar en destrozos y nueva vida, así viene Pablo J. Rico.

Mientras escuchaba atento su plática en Matria, me hacia ir de un concepto a otro, de una relación a otra, siempre desde y hacia el arte. Y dentro de una de esas reflexiones me vino una frase a la cabeza: El azar es el destino del arte. Al menos eso me ha despertado el escuchar tantos eventos mágicos hilvanados por Pablo, tanta poesía vivida entre paisajes, pintores, arquitectos y bicicletas maratonicas.

Gracias por las experiencias compartidas, ¡mítico Bandido!

Auguri Pablo!


*Fotografías: Daniel Molina

Deja un comentario